Más allá de la carcajada: Kotufa y su legado de influencia positiva

2
100

Freddy Castro, conocido como el Payaso Kotufa, es un artista que ha dedicado su vida a llevar alegría y entretenimiento a niños y adultos por igual. Desde sus inicios como recreador a la temprana edad de 14 – 15 años, ha demostrado una pasión innata por las artes en todas sus formas: pintura, música, baile y actuación.



Fue en un día especial en 1980, durante una fiesta infantil organizada por la señora Araceli Corro y Emperatriz López en su natal parroquia Naiguatá de La Guaira, cuando Freddy descubrió su vocación como payaso. Desde entonces, su talento para animar, actuar y pintar caritas lo convirtió en un favorito del público. Su creatividad y dedicación lo llevaron a convertirse en un payaso reconocido en la Federación de Payasos de Venezuela en 1986.

También te puede interesar: Diablos Danzantes de Tarma: Una manifestación que perdura por más de 200 años


Pasión por el arte

A lo largo de los años, Freddy combinó su pasión por el arte con su compromiso de servicio a la comunidad. Gracias al apoyo de Fundacultura Vargas, pudo expandir su alcance y llevar su arte a barrios, parroquias y escuelas. Bajo la dirección de María Fernanda Medina, directora de cultura Vargas, se formó como titiritero, zanquero y mimo, explorando diversas formas de expresión artística como el teatro de calle y de salón.

Su labor artística trascendió fronteras locales al ser reconocido por la Gobernación de La Guaira como la imagen infantil del estado. Tanto la Alcaldía del municipio, como la Gobernación siempre han valorado su presencia en eventos y actividades culturales. Freddy ha sido galardonado con premios a la excelencia y ha recibido el reconocimiento tanto de escuelas como de comunidades por su inquebrantable apoyo desinteresado.

Kotufa como payaso de hospital

Pero Kotufa no es solo un nombre, es toda una identidad que ha trascendido fronteras. Desde su base en La Guaira, a través de la Asociación Civil Doctor Yaso, ha llevado risas y esperanza a hospitales, especialmente a niños con cáncer y en etapa terminal. Su nariz roja y su bata de médico se han convertido en símbolos de alegría y solidaridad en cada visita.


Además de su labor hospitalaria, Kotufa se ha destacado en el arte callejero como estatua viviente, regalando momentos mágicos a quienes se acercan a apreciar su arte. Ha sido formado en los títeres y en la historia de La Guaira, convirtiéndose en un pregonero que narra con pasión los acontecimientos que marcaron los cimientos de la ciudad.

Agradecido con quienes lo han apoyado



Con el apoyo de figuras como Freddy Godoy, Pablo Zavala y Rosario Oliendo, Kotufa ha encontrado en el arte una herramienta poderosa para llevar amor y creatividad a cada rincón. Su compromiso con la comunidad lo ha convertido en un pilar indiscutible en La Guaira, donde su corazón generoso late al ritmo de cada sonrisa que despierta.

El legado de este payaso llamado Kotufa perdura no solo en su arte, sino en el amor y la alegría que ha compartido generosamente con todos aquellos que han tenido el privilegio de cruzarse en su camino.

Por: José Ángel Maicabares

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí