Con un emotivo almuerzo que benefició a niños y adultos del sector Quebrada de Germán en la parroquia La Guaira, la fundación sin fines de lucro Unidos por Vargas, presidida por Freddy Antón, continúa llevando esperanza y apoyo a las comunidades más necesitadas del Litoral Central.

“Somos una fundación sin fines de lucro que busca llevar sonrisas y llegar a donde otros no llegan”, compartió Ana Rodríguez, integrante de Unidos por Vargas. “No recibimos ninguna remuneración por nuestro trabajo, lo hacemos de corazón, inspirados en el agradecimiento a Dios por la vida y la salud”.

También te puede interesar: “Sanjuaneros de Corazón” mantienen la tradición y devoción a San Juan Bautista en Mamo

Con cuatro años de labor ininterrumpida, la fundación realiza un promedio de dos actividades sociales por semana, incluyendo la entrega de comida preparada en hospitales, donación de ropa a recién nacidos en la Maternidad de Macuto y el Seguro Social, así como jornadas recreativas para niños en comunidades vulnerables.

“Hemos realizado más de 200 actividades en estos cuatro años”, señaló Rodríguez. “Visitamos hospitales, refugios y zonas populares en La Guaira, Catia La Mar, Canaima y otros sectores del estado”.

Rodríguez destacó la receptividad de la comunidad ante su labor. “Siempre nos han tratado bien y han sido buenos receptores con nosotros”, afirmó. “Incluso en zonas vulnerables como Los Dos Postes en Santa Eduvigis, donde realizamos una actividad en diciembre pasado, la gente nos recibió con los brazos abiertos”.

La gratitud inspira la labor social

La historia de la Fundación Unidos por Vargas está profundamente marcada por un acto de gratitud. Rodríguez, compartió la experiencia que impulsó a Freddy Antón, a dedicar su vida a ayudar a los demás.

“Un paciente, luchando contra el cáncer, encontró la sanidad total. Movido por la profunda gratitud hacia la vida y la salud recobrada, este paciente Antón prometió dedicar su vida a servir a los demás. Esa promesa se materializó en la creación de la Fundación Unidos por Vargas”.

Inspirado por esta historia de fe y agradecimiento, Freddy, junto a un grupo de voluntarios, se ha dedicado a llevar esperanza y apoyo a las comunidades más vulnerables.