Miguel Serrano, es un emprendedor de 30 años, que se gana la vida vendiendo tostones, afuera de un estacionamiento ubicado en Maiquetía, lugar donde desde hace dos años coloca una pequeña cocina con los implementos que necesita para realizar varias bolsitas de platanitos.

“El Browm”, como también es conocido, llegó hace dos años a La Guaira, luego de haber emigrado por una temporada a un país donde pudo aprender el oficio que hoy en día realiza. “Me funcionó para aprender las herramientas que hoy me permiten hacer lo que hago”. Todo esto debido a que durante su viaje hizo amistad con un joven que se dedicaba a la elaboración de tostones, quien le enseñó la receta y el proceso para la preparación de estos.

El calor de la cocina, el sol y estar de pie todo el día son tan solo algunos de los sacrificios que enfrenta semana a semana.

También te puede interesar: Jonathan Espinoza: Un pescador que honra la memoria de su hermano con su emprendimiento

“A veces las personas ven que vendo tostones solamente, pero no ven el sacrificio que uno hace”, compartió Miguel, quien recuerda de manera jocosa que hace poco uno de sus clientes tuvo la curiosidad de saber cuanto invertía y producía, situaciones que pesar de ser incómodas se disfruta, pues son parte el día a día.

Miguel, se describe como un fanático de la cocina y el arte culinario, razón por la cual sueña con abrir un restaurante donde pueda ofrecer una amplia variedad de platos gastronómicos, sin dejar de lado los platanitos, pues estos tienen un lugar importante en la historia de su vida./NM