Los residentes del Bloque 2 en La Páez expresan su profunda preocupación ante el progresivo deterioro de su comunidad. La falta de mantenimiento adecuado ha impactado severamente la calidad de vida de los habitantes, poniendo en riesgo su bienestar y seguridad.

Edificios con más de seis décadas de antigüedad, construidos durante la era de Marcos Pérez Jiménez, no han recibido mantenimiento desde el año 2000. El resultado: estructuras debilitadas, ascensores inoperativos, áreas comunes descuidadas y un peligro latente para sus habitantes. Todo esto, a pesar de las iniciativas de algunos vecinos colaboradores, y pese a que se han presentado una gran cantidad de proyectos, a través de diversos organismos, incluido los gobiernos comunitarios

Los lugareños ponen las esperanzas en un reciente proyecto resultó aprobado mediante la consulta Popular Nacional, que consiste en la restauración de la infraestructura de estos tres edificios del sector, por lo que están a la espera de que se haga realidad, aunque están consientes que los recursos aprobados no serán muchos.

También te puede interesar: Cancha de usos múltiples en Santa Eduvigis se deteriora nuevamente

“Nuestro edificio se está cayendo totalmente”, expresó Crilys Villarreal quien pertenece a la vocería de planificación en el consejo comunal, que además hace un llamado al gobierno nacional y regional para que se aboquen a rehabilitar las diferentes áreas y servicios del sector, pues son reparaciones macro que requieren ser atendidas por algún ente.

La infraestructura en general ha provocado un sinfín de accidentes, de hecho hace poco Villarreal tropezó y cayó por las escaleras de la residencia, lo cual le causó dos hematomas en su rostro.

“El área deportiva fue medio recuperada por los mismos jóvenes que hacen vida en el sitio, quienes pusieron su granito de arena con el deseo de realizar sus actividades recreativas y deportivas en un mejor lugar, sin embargo, solo les alcanzó para pintarla, pues aún necesita protección, mallas, aros de básquet y una mejor portería, implementos que no pudieron cubrir”, señaló el vecino del sector, José Fuenmayor.

En cuanto a la problemática de la basura y aguas negras son situaciones que vienen afectando más que la edificación, la salud de todos sus habitantes, pues ha generado enfermedades respiratorias y la aparición de zancudos, ciempiés y alacranes, situación que consideran alarmante, debido a que la zona es comúnmente frecuentada por niños.

Fuenmayor, asegura que la recuperación es parte de todos, “es un trabajo en conjunto que evidentemente requiere con urgencia la atención de las autoridades competentes, pero también requiere del granito de arena de cada uno de nosotros los habitantes”.