Los habitantes de la comunidad Piedra Blanca, ubicada en Carlos Soublette, se encuentran en estado de alerta ante el riesgo de desbordamiento de la quebrada Curucutí. La falta de limpieza del cauce durante más de siete años ha generado gran preocupación entre los residentes, quienes temen por su seguridad y la de sus familias.

Con cada aguacero, la comunidad se prepara para lo peor. Los residentes acomodan sus pertenencias más importantes y se dirigen a la entrada de la comunidad para resguardar a los niños, adultos mayores y personas con discapacidad. Yusmary Herrera, habitante de Piedra Blanca, describe la situación como “un miedo total”. “La quebrada crece llueva o no”, afirma, y agrega que la presencia de animales como culebras, ciempiés y alacranes aumenta el peligro.

También te puede interesar: Guaireños piden atención a sus necesidades

Los residentes solicitan a las autoridades, tanto al gobernador como al alcalde, que brinden apoyo para la limpieza de la quebrada. “Le pedimos que nos ayuden con máquinas para la limpieza de estas”, expresa Herrera. José Trujillo, exmilitar y residente de la comunidad, resalta la importancia de poder monitorear el flujo de agua en la quebrada, lo cual es imposible debido a la acumulación de sedimentos.

La comunidad de Piedra Blanca está conformada por aproximadamente 140 familias que viven en condiciones precarias. Victoria Gonzáles, una de las residentes más afectadas, lamenta la pérdida de espacios habitables debido a la erosión causada por la quebrada.

“No podemos tener un hogar digno”, afirma. Los residentes también expresan su descontento con la falta de atención por parte de las autoridades. “Siempre nos engañan y nos dicen que nos van a ayudar, pero no lo hacen”, comenta Gonzáles. “Lo único que pedimos es que nos tomen en cuenta y nos ayuden”, agrega.

A pesar de las difíciles condiciones, los habitantes de Piedra Blanca prefieren permanecer en sus hogares que mudarse a un refugio. “Un refugio no es un lugar para estar”, afirma un residente. “Preferimos nuestras casas, a pesar de las condiciones, porque aquí nos sentimos más seguros”, agrega otro.

La situación de los residentes de Piedra Blanca es crítica y reiteran el llamado a la atención inmediata por parte de los entes competentes. Asimismo, destacan que las autoridades deben trabajar de la mano con la comunidad para encontrar soluciones permanentes que garanticen la seguridad y el bienestar de todos.

Por: Maximiliano Rumbos.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí